Avanzamos con el ARSAT-SG1, tercer satélite de nuestra flota

Avanzamos con el ARSAT-SG1, tercer satélite de nuestra flota

Miércoles 22 de Julio de 2020

Nos encontramos definiendo con INVAP los detalles del contrato para la construcción y ensayos del nuevo satélite geoestacionario de telecomunicaciones. El mismo podrá brindar banda ancha satelital de alta calidad en sitios rurales con cobertura total en la Argentina y parcial en países limítrofes, a precios accesibles. El lanzamiento está previsto para 2023. 

Desde ARSAT estamos avanzando en el proyecto del tercer satélite de nuestra flota, el ARSAT Segunda Generación 1, o ARSAT-SG1, anteriormente denominado ARSAT-3.  Será un satélite de alto rendimiento (High Throughput Satellite, HTS) para llevar conectividad de banda ancha en todo el territorio de la República Argentina. 

Nos encontramos en el proceso de negociaciones con INVAP, empresa estatal de alta tecnología de la provincia de Río Negro que desarrollara y proveyera los satélites ARSAT 1 y ARSAT 2, para la firma de contrato de construcción y ensayos del ARSAT-SG1.  Dicho proyecto estuvo suspendido durante cuatro años y fue relanzado en febrero de este año con la gestión del Presidente de la Nación, Alberto Fernández.

ARSAT-SG1, además de ser el primero de alto rendimiento, también se convertirá en nuestro primer satélite en operar una carga útil en banda Ka y tendrá una capacidad de tráfico de datos superior a los 50 Gbps en Argentina. A diferencias de los satélites con capacidad tradicional, las cargas útiles con la nueva tecnología HTS permiten la reutilización de frecuencias con haces de cobertura reducida multiplicando la capacidad total disponible en el satélite. ARSAT-SG1 tendrá más de 30 haces que cubrirán la totalidad del territorio argentino continental, la isla de Tierra del Fuego y parte de los países limítrofes de la Argentina.

La capacidad disponible en ARSAT-SG1 permitirá a ARSAT brindar banda ancha satelital confiable y de alta calidad a más de 200 mil hogares en la Argentina y países limítrofes a precios asequibles. Además, con este satélite se podrá ampliar las redes actuales 4G, y las futuras 5G, de los operadores de comunicaciones móviles en zonas rurales de baja densidad de población o donde no sea conveniente el despliegue de infraestructura terrestre. Los servicios de banda ancha satelital son esenciales para que puedan ejercer su derecho de acceso a Internet los habitantes del territorio argentino en zonas rurales o de baja densidad poblacional donde no hay infraestructura terrestre disponible o ésta fuere deficiente para la oferta de banda ancha de calidad.

Nuestro tercer satélite estará basado en la nueva plataforma que desarrolla la joint venture GSATCOM conformada en 2019 entre INVAP y la empresa Turkish Aerospace Industries (TAI) de Turquía. Dicha nueva plataforma incorpora las principales tendencias tecnológicas mundiales de la industria espacial para telecomunicaciones, como ser la propulsión eléctrica completa, tanto para la elevación del satélite desde la órbita de transferencia hasta la órbita geoestacionaria, como para su mantenimiento en la ubicación desde donde realiza su operación.

A diferencia de la propulsión química utilizada en los satélites ARSAT-1 y ARSAT-2, la incorporación de la propulsión eléctrica permite una importante reducción en la masa del satélite al momento de su lanzamiento y de esta manera destinar proporcionalmente mayor potencia y equipamiento a la carga útil para igual masa total. Nuestras dos primeras misiones, lanzadas al espacio el 16 de octubre de 2014 (ARSAT-1) y el 30 de septiembre de 2015 (ARSAT-2), tuvieron un peso al lanzamiento de aproximadamente 3.000 kg, de los cuales prácticamente la mitad correspondía al combustible químico. Ambos satélites se encuentran actualmente operando de forma exitosa con un grado de ocupación de más de 85% y 88% respectivamente, y particularmente en el caso del ARSAT-2, exportando servicios de valor agregado a otros países.

Al utilizar la plataforma a propulsión eléctrica, el ARSAT-SG1 tendrá un peso aproximado de entre 1.800 y 2.000 kg al momento de su lanzamiento, según resulten los requerimientos finales de prestación que aún se encuentran en definición. Aun con un peso inferior a los ARSAT 1 y 2, la potencia eléctrica disponible para la carga útil será sensiblemente superior a la de dichos satélites. Por otro lado, al igual que la de los satélites actualmente en operación, la vida útil de diseño del ARSAT-SG1 será de 15 años.

El lanzamiento del ARSAT-SG1 está previsto para ser realizado en la primera mitad de 2023.Se está analizando actualmente cual sería la órbita geoestacionaria más conveniente para la ubicación final del satélite, de entre las que la Argentina tiene asignadas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

ARSAT -1 y ARSAT-2 fueron lanzados con éxito mediante dos vehículos Ariane-5 operados por la compañía europea Arianespace, si bien por diseño eran compatibles con otros lanzadores disponibles en ese entonces. ARSAT-SG1 será también diseñado para su puesta en órbita mediante diversos lanzadores, incluyendo algunos de los que están actualmente en desarrollo y se encontrarán operativos para 2023.

•             CEATSA

Previo a su lanzamiento, el ARSAT-SG1 será sometido  a un conjunto de rigurosos ensayos  en las instalaciones del Centro de Ensayos de Alta Tecnología Sociedad Anónima (CEATSA), empresa conjunta entre ARSAT e INVAP donde se llevaron adelante los ensayos ambientales de ARSAT-1 y ARSAT-2 así como también de los dos satélites de observación de la Tierra con radar SAR (Radar de Apertura Sintética) SAOCOM-1A y SAOCOM-1B de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), ambos provistos con INVAP como contratista principal. Los ensayos finales se denominan ambientales porque en los mismos se opera el satélite en condiciones extremas a las que se verá luego sometido, tanto durante el lanzamiento con vibraciones intensas como durante su operación en la órbita geoestacionaria, sin gravedad, sin aire, y con temperaturas en la superficie del satélite que oscilan entre +100°C y -100°C. 

Las instalaciones de CEATSA, dotadas de una cámara de Termo-Vacío, una cámara anecoica para medición de antenas, y sistemas para ensayos acústicos, de vibración y de propiedades de masa, se encuentran en Bariloche, provincia de Río Negro, contiguas a la sala limpia de INVAP donde será integrado el satélite ARSAT-SG1.

 

•             La Industria Espacial Argentina

El diseño, fabricación y ensayo del ARSAT-SG1 volverá a impulsar la industria espacial argentina, generando cientos de puestos de trabajo tanto en INVAP como en un amplio conjunto de PyMES de base tecnológica y entes del sistema científico tecnológico nacional vinculados a la actividad espacial. En efecto, Argentina cuenta con importantes capacidades vinculadas a la tecnología espacial en las provincias de Río Negro, principalmente en la ciudad de Bariloche donde están la sede central y las facilidades de INVAP y CEATSA, Córdoba, Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El tercer satélite de la flota de ARSAT tendrá un mayor componente de tecnología desarrollada en el país. INVAP, a diferencia de los dos satélites geoestacionarios fabricados anteriormente, desarrollará el sistema de propulsión de la misión, y, muy relevante, también la carga útil HTS en banda Ka, además de la computadora de a bordo, subsistema de control de actitud, y toda otra electrónica y software del satélite.

Por su lado, ARSAT desarrollará el denominado segmento terreno consistente en todo el sistema de seguimiento y control y de operaciones del satélite, con su software e instalaciones de infraestructura en la Estación Terrena Benavídez y estación de respaldo, además de los sitios Gateway.

 

•             ARSAT-3: ahora ARSAT-SG1

La modificación del nombre en la misión está relacionada con el cambio de tecnología tanto en la plataforma que utilizará el satélite, como en el concepto de HTS en banda Ka que ya se mencionó. El ARSAT-3 fue inicialmente concebido para ser construido sobre la plataforma de propulsión química ARSAT-3K, fuera desarrollada y utilizada para ARSAT-1 y ARSAT-2, mientras que el ARSAT-SG1 se basará en el uso de una plataforma de propulsión completamente eléctrica.

Tanto ARSAT-3 como ahora ARSAT-SG1 se encuentran enmarcados en el Plan Satelital Geoestacionario Argentino 2015-2035 aprobado mediante la Ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital por el Congreso de la Nación Argentina en el año 2015. El proyecto de Ley fue presentado por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, actualmente vicepresidenta de la Nación, tras el exitoso lanzamiento del ARSAT-2 en 2015.

El diseño y fabricación del ARSAT-3 se había iniciado en el año 2015 con INVAP como contratista principal de la misión. Sin embargo, a partir de 2016 el proyecto fue suspendido de forma indeterminada generándose una fuerte reducción en la inversión en el sector espacial argentino que tuvo un fuerte impacto en el volumen de actividad.