Novedades

ARSAT sigue conectando localidades de Jujuy

Lunes 4 de Febrero de 2019

A través del Programa de Internet Satelital Domiciliario, la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales continúa con la instalación de antenas V-Sat en pequeños pueblos de la provincia, ubicados entre la cordillera de Los Andes y la Ruta Nacional 40

ARSAT, la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales, implementa el programa de Internet Satelital Domiciliario (ISD) en la provincia de Jujuy como respuesta a la carencia del servicio de Internet en zonas geográficas alienadas de los servicios de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

En el marco del Plan Nacional de Telecomunicaciones y Conectividad, ISD se despliega en pequeños pueblos, distribuidos entre la cordillera de Los Andes y la Ruta Nacional 40, que no superan los 500 habitantes.

En esta oportunidad, ARSAT instaló 40 nuevas antenas en la localidad de Lagunillas del Farallón, las cuales se suman a las ya conectadas en Jama y Loma Blanca.

En la provincia norteña, la empresa de telecomunicaciones del Estado Nacional también brinda internet mediante el satélite ARSAT-2 a 206 escuelas rurales. Estos establecimientos educativos son especialmente seleccionados por presentar una baja matrícula y encontrarse en zonas a las que no se puede acceder por medio de otras tecnologías, como fibra óptica o radioenlaces.

A su vez, ARSAT cuenta en Jujuy con un tendido de fibra óptica de 1.124 kilómetros iluminados que conecta a 59 localidades mediante su Red Federal de Fibra Óptica (REFEFO). Algunas de las localidades jujeñas ya conectadas a la red troncal son: Abra Pampa, Calilegua, Fraile Pintado, Humahuaca, La Quiaca, Libertador General San Martín, Palpalá, Perico, Purmamarca, San Pedro de Jujuy, San Salvador de Jujuy, Susques y Yuto.

Dicho despliegue también contempla conectar a más de 1300 localidades de toda la República Argentina para igualar oportunidades y que ningún argentino quede afuera. La misión planteada es acortar las asimetrías digitales existentes entre los grandes centros urbanos y las pequeñas localidades de todo el país. A su vez, al irrumpir en zonas donde solo hay un proveedor de Internet, el Estado Nacional torna competitivo el mercado y fomenta la baja de precios.